Cuba y el mundo: Para los incrédulos

Pensaba mucho en lo que tenemos en Cuba, cuando conversando con una amiga de América Latina, cuyo país aún está bajo un régimen neoliberal, me contaba cosas, que solo las comparo con la otrora Cuba capitalista y neocolonial.
Amiga de Cuba, se lamentaba de no poder estar en la Isla para las fiestas de fin de año y el advenimiento de un nuevo aniversario de la Revolución cubana.
Por qué, pues porque en su país, que pudiera ser cualquier país de América Latina con sistema capitalista, para una persona con un trabajo medianamente bueno le resulta difícil ahorrar para comprar divisas, entiéndase dólares; en su país hay que pagar 4 pesos por cada dólar. El salario medio está alrededor de los 1500 pesos, y solo el alquiler de una vivienda modesta está en los 1150 pesos, la libra de carne a 40 pesos, a pesar de ser grandes productores de carne.
Cómo es que una persona puede rentar una vivienda modesta?, pues con todos los requisitos de garantías para el dueño: no sólo es tener el dinero, sino que un propietario le sirva de garante y firme como que la persona que renta pagará mensualmente, pero ese garante tiene que tener ingresos y no ser mayor de 65 años, ah, y si la persona no paga el alquiler entonces le ejecutan la propiedad al garante.

Añadía, con algo de amargura: “mi vieja que tiene casa no puede salir como garantía mía, primero porque la casa es muy humilde y segundo porque ella es mayor de 65 años. Yo por ejemplo tengo un recibo de sueldo para alquilar pero no tengo garantía de propiedad, entonces un amigo me firma el contrato a partir del valor de su casa para que yo pueda alquilar.”

“Las personas que no tienen estas posibilidades no pueden acceder, se van a vivir a las villas que son como las favelas de Brasil, los barrios más humildes sin servicios de nada, ni de agua, ni de luz, ni gas, casas muy humildes, no como las de ustedes en Cuba”

Le decía, en Cuba la mayoría de las personas son propietarias de sus viviendas, gracias a las facilidades de pago que la Revolución les dio. Y sabemos que por razones de falta de recursos, las viviendas en nuestro país están falta de mantenimiento, pero nada que ver con las que ella menciona para la gente más pobre en su país.

Contaba la amiga, que muchas veces se hacen comparaciones lineales que no son correctas, porque por ejemplo quien tiene menos en Cuba no es igual a quien tiene menos en su país, los cubanos no están desprotegidos.

Acotaba que en una sociedad de consumo el hecho de tener cosas materiales no es sinónimo de estar protegido socialmente y ponía como ejemplo que el hecho de tener ella una computadora, no es síntoma de que mañana se pueda enfermar y tener que morir por no tener el dinero para una operación

No obstante, reconoce que en los últimos tiempos en su país se ha avanzado en asistencia social, como por ejemplo, los jubilados antes tenían una obra social que no funcionaba y hoy funciona bastante bien, se les ha brindado la cobertura en casi todos los medicamentos que habitualmente toman los adultos.

Claro, le aclaré que mi intención nunca sería denigrar su país, sino exponer las consecuencias de un sistema neoliberal en el que están atrapados la mayoría de los países del mundo. Y respondió con entereza: “está bien, que vean lo que sucede fuera de Cuba y no se coman todo el verso de los medios”. “El año pasado cuando estuve por allá (Cuba), vi un poco a personas que creen, que tener una computadora en su casa es síntoma de estabilidad, de bienestar, pero yo por lo menos soy consciente que todo por aquí tiene sus costos, porque esta sociedad está pensada para unos pocos y que el consumo para unos pocos en las sociedades neoliberales tiene sus costos”.”

“Un día iba en un taxi particular no de turistas, y al pasar por una embajada el hombre me dice, por qué yo no puedo vivir en una casa como esa y me señala la embajada, yo no lo podía creer, la verdad que con respeto pero le dije de todo. Primero que en un país como el nuestro no sólo no iba a vivir en una casa como esa por su color, sino tampoco iba a tener acceso a la educación como lo había hecho en Cuba.”

“Es que algunos no acaban de entender que todo lo que se consume por acá no todo el mundo puede acceder a ello, y que quienes hemos podido viajar al exterior no somos la mayoría y tampoco significa que tengamos la vida resuelta. Por ejemplo, mi vieja estaba re mal porque tiene un hermano de 62 años que es carpintero y se cortó una mano trabajando, y él no tiene para comer, pero no tiene nada de nada, de esa protección hablamos.”

He querido compartir esta información para que las personas que no confían en la justeza social del socialismo cubano, reflexionen sobre lo que aquí se dice, no por los medios cubanos ni figuras del gobierno cubano, sino por una persona que está viviendo aún en un país bajo los efectos del neoliberalismo. Quizá esto contribuya modestamente a que se comprenda lo que significa la Revolución para los cubanos y para los pueblos del mundo.
Agradezco a esta amiga, haberme permitido hacer público esta conversación coloquial, que tanto ilustra por la sinceridad de sus palabras.

Advertisements

Leave a comment

Filed under Uncategorized

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s